miércoles, diciembre 24, 2014

Llorar, hacerse agua.
Verter parte de uno por la tristeza, la alegría, la grandeza, la emoción.
Llorar y deshacerse en moléculas para volver a vivir, para sentir el cuerpo.
Llorar desde el corazón, llorar por los ojos, por la nariz, llorar exhalando. Llorar y no detenerse aunque no queden más lágrimas.
Llorar por la piel, llorar desgarrándose y aun así no tener calma.
Llorar la ausencia, llorar para dejar de extrañarte, llorar para sacarte de adentro.
Llorar para hacerte río, río que fluye y sigue su cauce sin detenerse por nadie (ni siquiera por mí)
Llorar por amor, llorar por el odio de ese amor, llorar por la derrota.
Llorar para evaporarme,volver al cosmos y ser parte del todo.
Llorar para llegar a vos, llorar parte de mí.
Llorarme entera, ser lluvia y gritar en silencio, gritar llorando, gritar lloviendo.
Y desbordar de tanta agua, desbordar y hacerse risa.





3 comentarios:

Sarella García Llanto dijo...

Hola Lu! hace mucho tiempo que no ingresaba al blog, finalmente perdí el mío y no se como recuperarlo. El perfume vive en mi, ese era mi blog. Me alegra saber que sigues escribiendo. Saludos desde Perú.

Sarella García Llanto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana Lucía dijo...

Hola Sarella! gracias por escribirme :)
Qué pena que hayas perdido tu blog! Pero, tal vez, puedas verlo como una posibilidad a iniciar algo nuevo, a ponerse a crear.
Avísame si lo haces, me encantaría leerte.
Por cierto, Revelaciones también está en Facebook ;)
Te mando un abrazo!