viernes, agosto 04, 2006

Demoníaca

Perversa, retorcida, sofista.
Mordí fuerte los labios y la miré rabiosa, ella flotaba es un mundo hermoso, mientras yo me quemaba con el rojo -pasión- de sus zapatos.
Mis ojos sangraban con el reflejo de sus dientes irónicos, las flores de su pelo ahogaban mis pulmones.
Necesitaba desesperada una rápida y disimulada huída.
Mi capa azul seda esperaba una reacción que la sacara, por fin, de su escondite. Y así fué, la liberé y ella me refugió bajo su cuerpo del paraíso-infierno de unas fatales curvas femeninas.
Ella se viste de ángel, pero sus pupilas no actúan lo suficiente para convencer a mi paranoica vista-sentido de la credibilidad de su disfraz.
Mi olfato de perra nunca falla, su perfume no podrá hipnotizarme...no, no podrá.
Se lo dije y ella río loca, segura de vencer, segura de sus hechizos negros.
Pero va a caer su farsa, porque no existen los planes perfectos, siempre hay un improvisto y ,a veces, ese improvisto puede verse igual a mí.

5 comentarios:

br dijo...

Su perfume no podrá hipnotizarme... me gustó eso, tanto...

Beso de martes, p.

jorge angel dijo...

no, no existen los planes perfectos, ¿quién vencerá, tu olfato o su farsa?.

besos

Somewhat Damaged dijo...

Personalmente encuentro deliciosa y terriblemente más perverso a un ángel.

La belleza, la dulzura, la simpatía son cadenas ligeras e invisibles que tienden a esclavizar, que hacen nacer infinitos deseos que nos atrapan sin remedio.

Si quieres ser demonio conviértete en ángel.

Si es que no lo eres aún, claro.

Lucía dijo...

Hoy pensé que no iba a sonreír pero veo que me equivoqué...están ustedes.
Infinitas Gracias.
Fuertes abrazos.

angel dijo...

El alterego también sonríe, y es de imporviso, como en tu poema.

saludos...