viernes, noviembre 25, 2005

Una extraña en tu vereda.

Si miras de lejos podrás ver una muchacha común, bonita, a veces simpática otras arrogante. Quizá sientas que no valga la pena ni gastar un suspiro en esta niña de ojos pequeños o quizá si pero no tienes la oportunidad de hacerlo y yo solo caminé a tu lado como una extraña más.
Puedes creerme un ángel, tal vez un demonio. Soy ambos y más, soy humana.
Si miras de cerca, directo a los ojos podrás saber acaso que soy mucho más de lo que ves, que guardo un alma tan frágil que a veces siente que no puede con este mundo.
¿Acaso podrás saberlo? si sólo te quedas con un cuerpo, una mirada y unos gestos al andar.
Podrías definirme y creer que soy lo que tu quieres que sea. Apuesto que si y tienes mi permiso puedes imaginarme como sea, puedes creerme perversa, rara o superficial.
Yo dejo la puerta abierta a tus escrúpulos, los invito a pasar e intento apaciguar los prejuicios que te trajeron hasta acá.

Inspirado por un señor que admiro y valoro mucho. www.pigsinzen.blogspot.com

3 comentarios:

morapuaj dijo...

Sera la hora de abandonar la carne, sera la hora de los colores.
me introducire a traves de tu ombligo, recorrere tus entrañas, secare tu sangre, callare tus pulmones, tu corazon.
Lloraras, escaparas en forma de lagrima, te evapórizaras y seras.
Una lucides sin limites, una embriagues envidiable.

Somewhat Damaged dijo...

Hola Ángel, hola Demonio, gracias por tu amistad, espero que esa alma frágil y sensible encuentre a quien sepa ver en ella la hermosura que esconde.

Un abrazo muy fuerte, cuidate pequeña.

Y gracias de nuevo por estar ahí.

Anónimo dijo...

la quiero nina!!!!!