martes, octubre 03, 2006

Para no regresar...

Es raro lo que unos ojos pueden hacerle a la razón.
Pueden pintarte el más hermoso o simplemente el más puro horizonte sin más que un parpadeo y luego ves que no había nada, excepto un sendero directo a la traición y que tenías los párpados pegados por la ilusión.
Maldita y hermosa ilusión ¿a qué me condenas? dimelo ya.
Dame Sentencias previas, dime hoy que me toca mañana, dame armamento para la batalla.
Dame para después quitarme, cumple las leyes del juego sucio.
Quieres ser asesino, pues báncate los remordimientos.
No quieres que te golpee, entonces vete para no regresar.
Yo me quedo un tiempo, luego me marcho y te juro que no vuelvo por estos pagos.
-Siempre dije- es raro lo que unos ojos pueden hacerle a la razón.
Maldita y hermosa ilusión ¿a qué me condenas? dimelo ya.

1 comentario:

Héroe de Leyenda dijo...

Es que para adivinar la traición debemos entrenar nuestra propia mirad y porder ver más allá de aquella bella mirada
BESOS