martes, agosto 23, 2005

Ahí...

Cuando el crepúsculo llegue, te esperaré esperanzada, en silencio, en calma.
Rezaré porque esta vez llegues a tiempo, así no te pierdes de los tonos que nos regala el cielo.
Mientras el sol se pierde, buscaré tus verdades arcanas, esas que están trás tus miradas.
Me darás los detalles de tu día, mientras acaricias mis manos y me quitas tu beso.
Sabes que te espero, ahí, en nuestro banco al sol.

1 comentario:

Emilsex dijo...

De nuevo hola,
Ey, no puedo creer que tengas quince, muy padre tu página, y gracias mil por tenerme en tus favoritos. Toma de mi blog lo que gustes ;)