martes, agosto 30, 2005

Libidos...


Tus botones violentamente arrancados desparramados por la habitación, tu camisa a un costado de la cama, mis dedos entre tu pelo y el fuego encendido por doquier.
Abruptos movimientos esparciendo las ondas de tu perfume, si aún recuerdo tus labios recorriendo mi cintura, tus manos llegando lejos, muy lejos.
Las sábanas entrometidas cayendo al suelo, la respiración agitada, dejando intervalos de suspiros.
No son solo cuerpos atrapados en un ataque pasional, sino más bien dos almas uniéndose por un rato, es difícil decir que la piel se vuelve innecesaria en casos como este.
Luego todo se funde en calma, tendidos de espaldas sobre el colchón, acaricio tus manos y te sumerjo conmigo en éxtasis.

4 comentarios:

Emilsex dijo...

Con que arrancando botones ehhh? Qué manera tan violenta de mostrar ternura.

Lucía dijo...

Hola Em.! Gracias por la foto!
Fue un elogio irónico o una crítica?
Disculpá si entendi mal..
Muchas gracias! Abrazos!

Emilsex dijo...

De nada Lucía, y lo que quise decir es que ME ENCANTÓ!!, dejémoslo en elogio (sin ironía), digo, ¿a poco no es delicioso que alguien te desee tanto como para arrancarte la blusa (en este caso camisa)? Abrazotes

Humbert dijo...

me dejas con la piel erizada.
siempre es necesaria la piel.
no la subestimes. aún.

un placer.