viernes, abril 21, 2006

Cómo mariposas..


Dijo ella alguna vez que yo la rescaté de las tinieblas, que la refugié bajo alas plateadas y que la bañé de polvo mágico..
Lo que ella quizás nunca supo imaginar es que fue su luz divisa y gloriosa la que seguí varias veces para salir del barro, para salir del laberinto en la que miles de noches me descubrí perdida..
Que fue su puño delicado lo que detuvo hemorragias y su esencia divina la que reconstruyo decenas de heridas que hoy son sólo simples cicatrices.
Con su pureza integral, intocable, intachable, levanto mi frente y devolvió la vista a mis ojos ciegos.
Esta deidad se corporizó para enmendar, infinitas veces, las alas a una mariposa que suele lastimarse con el viento..
Ahora con tantas pulsaciones y lágrimas le anuncio - reiteradamente- que siempre habrá pinturas para la artista que me dibujo en colores y dió rush inmortal a mis mejillas.

2 comentarios:

Pablo Fuentes dijo...

interesante, me encanta la idea de mariposas, paz, protección,... me gusta. Adelante!

D.S. dijo...

que bonito escrito, me gusta muxo!