miércoles, abril 26, 2006


Voy a clavarte mis colmillos, voy a succionar la dulce miel de tu esencia de fuego.
Voy a revolcarme en tu pecho perfumado.
Voy a buscar tus manos delicadas para no sentirme sola cuando el cielo llore.
Voy a disfrazar mi satisfacción cuando estés sangrando.
Voy a revelarte mi parte oscura cuando creas que soy demasiado buena, quizá así me sienta sincera y pueda mirarte a los ojos mientras repites que si me quieres.

5 comentarios:

Fuji dijo...

wow muy pasional!

jorge angel dijo...

Gracias por visitarme, y dejarme venir acá a saborear tus letras.

besos

Emilsex dijo...

Holaaa!!!
Puedes hacer todo lo que dices, puedes confundir a cualquiera, jugar lo que gustes. Pero nunca pierdas de vista lo que eres y nunca dejes de tomarte en serio.

Abrazos.

rafael romero dijo...

la pasión mueve al cuerpo, éste se mueve hacia ese punto en donde a lo mejor razonar no tiene sentido; no obstante, el sentido lo cobra todo... y está ahí, juguetón, inquietante, en tus palabras, abriendo mentes, yendo... sólo yendo.

Humbert dijo...

me gusta ese lado un poco más oscuro. y sí, la sinceridad esta en una mirada. un beso